Archivo de la etiqueta: perro

Cariño, estoy hecho un perro

Por fin le ha llegado el turno a Cariño, estoy hecho un perro (The Shaggy Dog , 2006, Brian Robbins), la película de la que saqué la cabecera de este blog, sí, la del Bearded Collie en un  descapotable rojo. Esta película es un remake de El extraño caso de Wilby (The Shagyy Dog, 1959, Charles Barton) y aunque el título original es el mismo, el argumento de esta nueva versión no sigue la historia de la cinta original sino que hace un popurrí de esta y de su secuela, Un candidato muy peludo (The Shaggy D.A., 1976, Robert Stevenson).

Cariño, estoy hecho un perro

Dave Douglas (Tim Allen) es un padre de familia adicto al trabajo que no dedica mucho tiempo a estar con su mujer e hijos. Ejerce como fiscal del distrito y un día, a causa de la mordida de un perro infectado con un suero mutante, Dave se convertirse en un Bearded Collie (Collie Barbudo). De esta manera, Dave pasa a ser Shaggy, la nueva mascota de la familia. En su nuevo papel como perro, Dave descubre que sus hijos y su mujer comparten más cosas con el nuevo inquilino que no con él cuando era un padre humano. Consciente de lo mal que lo ha hecho como marido y padre, Dave intenta volver a la normalidad y así arreglar su vida familiar, pero antes, claro está, tratará de detener al genio malvado autor del suero mutante.

Tim Allen, el protagonista barbudo, se define como amante de los perros y comenta que para interpretar a Dave Douglas observó y analizó detalladamente el comportamiento de los perros. Admite que para este papel se puso totalmente en la piel de un perro: “Realicé todos los comportamientos – olfatear a la gente, lamer la cara de las personas, correr en cuatro patas, brincar sobre las mesas, perseguir a un gato por toda la ciudad. Fue muy interesante. Mi meta principal con la imitación de los perros era simplemente hacer reír a la gente a carcajadas, lo cual significa hacer cosas inesperadas. Yo quiero que los niños se rían pero también quiero que los adultos salgan riéndose”.

Dr. Kozak (Robert Downey) y Dave Douglas (Tim Allen)

Allen también comenta que interpretar a un perro es muy divertido pero que también tiene sus retos físicos y son algo más difíciles: “Algo que adviertes es que los perros se mueven rápidamente y los humanos no podemos movernos tan rápido. Encontraron interesantes formas de hacerlo con cables y tecnología para permitirme moverme realmente rápido pero me destrozó las manos. Aún así pude correr por los arbustos y brincar sobre cosas y fue muy divertido y liberador hacer todas esas cosas imposibles con un cuerpo humano”.

Por otro lado, gran parte del mérito de la película se lo tenemos que dar a los seis Collies Barbudos que se encargaron de dar vida a Shaggy. Antes de empezar el rodaje, el productor de la película se puso en contacto con el famoso adiestrador Mark Forbes y juntos decidieron qué raza era la ideal para Shaggy y qué perro-actores se encargarían del papel.

Como ninguno de los Collies eran actores profesionales, Forbes tuvo que entrenar a los seis perros desde cero.

Dave Douglas (Tim Allen) sucumbiendo a sus instintos de perro

Algunos de los trucos poco usuales que les tuvo que enseñar son: escribir a máquina con sus patas, deletrear con fichas de Scrabble y hacer surf sobre un autobús en movimiento. Forbes explica que “algunos de los perros habían tenido un entrenamiento básico de obediencia, pero nosotros les exigíamos un nivel totalmente diferente de entrenamiento, en donde teníamos que enseñarles a hacer cosas inusuales, como utilizar sus patas como manos. Lo más importante era hacer que cada uno de ellos ignorara todas las distracciones, los ruidos y la muchedumbre del escenario”.

Y como no, siempre hay alguien que trabaja más que el resto, y ese fue Coal, un perro extraordinario del que se dice que es capaz de ejecutar rápidamente las órdenes del director, llegando incluso a emocionar con su actuación. Según Forbes, “él fue siempre el más rápido en aprender y tenía más energía que la mayoría de los perros que he visto. Coal siempre quería salir y hacer cosas y verdaderamente le encantaba trabajar”.

Aunque Coal fuera tan bueno, hay cosas que un perro no puede hacer y para ello mandaron construir un animatronic en la Stan Winston Studios, que finalmente no sirvió de mucho, ya que nuestro actor principal se hizo cargo del 95% del trabajo.

A parte de su repertorio canino, en Cariño, estoy hecho un perro también aparecen un mono, un chimpancé, un gato, varios conejos y ratas y una cobra real.

En definitiva, estamos delante de una película dirigida a los amantes de los perros (y otros animales) que tengan ganas de pasar un rato divertido.

Anuncios

Brian Griffin

Brian Griffin, el sexto miembro de la familia Griffin, es el perro más incorrecto de la televisión y por eso le tengo un especial cariño y simpatía.

Brian Griffin

Brian Griffin

Padre de Familia (1999 – actualidad, Seth MacFarlane) es una de las series de éxito del momento aunque se creó hace más de una década. Hasta el momento se han emitido 8 temporadas, es decir, un total de 144 episodios (en los que Brian ha aparecido en 110).

En la versión original, Brian está doblado por su mismo creador, Seth MacFarlane, y en la versión española le pone voz Luis Bajo.

Biografía

Brian tiene 8 años humanos (55 años perrunos) y nació en Austin, Texas, en una granja familiar. Parece ser un perro de raza Beagle ya que en una ocasión Stewie le recuerda su parecido con Snoopy (un Beagle de pies a cabeza).

Siempre lleva el mismo collar rojo con una plaquita dorada, sabe hablar y expresarse con fluidez, camina a dos patas y tiene problemas de alcoholismo. Conductas muy humanas que a veces deja de lado para sacar a relucir sus más puros instintos caninos.

Antes de ser parte de la familia Griffin, trabajaba en la calle como limpiacristales hasta que Peter le ofrece cobijo en su casa. Brian llegó a tener problemas de drogadicción cuando trabajaba voluntariamente con la policía, debido a que, después de detectar un maletín que contenía cocaína, hunde la nariz en el polvo, esnifándolo después. Tuvo que ingresar en una clínica de desintoxicación, para mudarse después a Hollywood, con el propósito de ganarse la vida como escritor. En vez de eso, consigue hacerse director de películas para adultos, ganando un premio “Woody”, que equivaldría a un Oscar para películas pornográficas.

Después de esto, Brian sustituye a la profesora de inglés en la escuela de Chris, siendo reemplazado poco tiempo después. Posteriormente, después de una experiencia cercana a la muerte (Peter lo arrolla con el coche), Brian se deprime sobre lo fugaz de la vida, y mientras se emborracha en un bar local conoce a Frank Sinatra Jr. Aquí empieza un nuevo camino hacia la fama, esta vez junto a Stewie y Sinatra Jr, con quienes realiza una serie de conciertos. Alcanzan tal nivel de fama que son bautizados como el “Nuevo Rat Pack”. La carrera musical de Brian se ve interrumpida por problemas con el alcohol.

Lois, Brian y Peter Griffin

Lois, Brian y Peter Griffin

Relaciones

  • Con Peter

Es el mejor amigo de Peter. Brian le está agradecido de que lo adoptara y lo llevara casa con su familia, aunque muchas veces discuten. Sin embargo, Peter demuestra en repetidas ocasiones que Brian es un miembro más de la familia antes que un perro.

  • Con Lois

Brian está enamorado de Lois. En repetidas ocasiones se nota una clara tensión sexual entre ellos. De la misma forma, Brian siempre está buscando la oportunidad de tener relaciones sexuales con ella, aunque nunca lo consigue. Aun así, no desiste en su empeño.

  • Con Meg

Brian probablemente sea el único de la familia que no trata tan mal a Meg, aunque a veces parece estar ignorándola. Sin embargo, suele divertirse con ella y en ocasiones la apoyar cuando tiene problemas emocionales y de aceptación social, demostrando ser para Meg una mejor figura paterna que el propio Peter.

  • Con Chris

Brian también suele ignorar a Chris, aunque en gran medida, esto sucede cuando éste dice cosas sin sentido. Por el contrario, le escucha cuando una cosa le llama la atención, como cuando Chris escribe en su diario que besó a un chico y a pesar de ello le gustó. Chris en ocasiones suele ser inexplicablemente agresivo y violento con Brian.

Brian y Stewie Griffin

Brian y Stewie Griffin

  • Con Stewie

La relación con Stewie es de amor-odio. Aparentemente son rivales pero en realidad son compañeros fieles, guardan similitudes intelectuales y sociales. Suelen ayudarse cada vez que sea posible, de ahí su relación. Aparentemente, Brian es el único de la familia que entiende a Stewie, y quizás por ello es que éste manifiesta una atracción de tipo homosexual y zoofílica. A pesar de esta aparente atracción sentimental, también tienen discusiones.

Ideología

Brian siempre se ha definido como demócrata y en líneas generales se considera a sí mismo como liberal aunque tiene una ligera aversión a la gente de raza negra. Sin embargo, es difícil pensar que sea racista, dado que tiene buenas relaciones con Cleveland. Cuando toda la famila debe huir de Rhode Island porque supuestamente Stewie está poseído por el Demonio y quieren exorcizarlo, se refugian en Texas. A Brian no le agrada en absoluto vivir en un estado paradigma de la derecha más reaccionaria e intolerante (a pesar de que él es originario de Texas).

Planet 51

Ayer fui al cine a ver Planet 51 (2009), una coproducción de España con el Reino Unido y, a pesar de ser 80% made in Spain (no soy muy fan del producto actual nacional), he de confesar que no es el bodrio que me esperaba. Si la comparamos con los reyes de la animación (Pixar) podríamos decir que Planet 51 es una más del montón, pero para ser española, no está tan mal. Los más de 45 millones de euros que ha costado (pasando a ser la película más cara del cine español) han dado como resultado una película correcta para un público (muy) infantil y un poco (bastante) aburrida para el resto.

La historia es sosa y totalmente previsible. Astronauta humano que aterriza en planeta de personajillos verdes, personajillos verdes que lo ven como un intruso, astronauta que se escapa, personajillos verdes que lo persiguen, personajillo verde que lo ayuda y entabla amistad con él, personajillo verde amigo que pasa a ser un fugitivo y bla, bla, bla, ya nos podemos imaginar qué pasa.

Esta entrada en el blog viene, no por los entrañables personajillos verdes, sino por la mascota que tiene uno de ellos: un perro al más puro estilo Alien pero del tamaño de un Pekinés. La similitud con los bichos de Ridley Scott es evidente, no sólo lo podemos comprobar a simple vista sino que el guiño va más allá. El precioso perrito tiene una lengua que se estira como si fuese un quinto brazo ventosa y expulsa un orín ácido que lo corroe todo, desde su correa hasta las farolas.

Aquí os dejo algunas imágenes para que juzguéis el parecido por vosotros mismos:

El “perrito” de Planet 51 ha cambiado la terrorífica lengua dentada de Alien por una ventosa de lo más mona:

Aunque los fluidos de los dos animalitos tienen el mismo peligro…

Este “perrito” es lo más gracioso de la película, aparece en algunos gags gruñendo y persiguiendo al lechero o jugando con una sonda espacial también bastante perruna.

Ya sé que ésta es una mascota o animal un tanto inusual pero de esta manera queda inaugurada una nueva sección en el blog, la de animales extraterrestres.

Ein, el perro de Cowboy Bebop

Cowboy Bebop (1998, Shinichiro Watanabe) es una serie de animación japonesa de 26 capítulos que pudimos disfrutar Ein y Spikeen Cataluña y Andalucía en julio de 1999. Años más tarde, Cuatro fue la encargada de ofrecernos las aventuras de este grupito de cowboys espaciales.

Corre el año 2071 y la Tierra tal como hoy la conocemos no es más que un recuerdo. A principios de este siglo se construyeron unas puertas interestelares a lo largo del sistema solar para facilitar la creación de colonias en otros planetas y el comercio entre ellas. En el 2022, una de estas puertas, muy cercana a la Tierra, explotó y destrozó la mitad de la luna, arrasando también la superficie de nuestro planeta. Desaparecieron casi todas las formas de vida existentes y los pocos supervivientes no tuvieron más remedio que vivir bajo tierra o emigrar a colonias de otros planetas.

Ahora, en el 2071, el centro neurálgico de la civilización es Marte y los humanos se desplazan en naves a través de la infinidad de puertas interestelares que hay por todo el sistema solar. Una de estas naves es la Bebop, habitada por Spike, Jet, Faye, Ed y el perro Ein.

Antes de contar con la tripulación al completo, los cazarrecompensas Spike y Jet, en una de sus muchas aventuras, le siguen la pista a un ladrón de mascotas en serie llamado Abdul Hakim y por el que se ofrece la friolera cantidad de 8 millones de hurones. En esta ocasión, el tal Hakim ha robado de un laboratorio un perro de raza Welsh Corgi Pembroke de color marrón que por lo visto es muy valioso.Ein - Sturt

Inmediatamente después que las autoridades pongan precio a la cabeza de Hakim, los codiciosos Spike y Jet salen en su busca y captura. Muchos contratiempos y persecuciones más tarde, Spike pierde al criminal de vista y a pesar de manifestar “si hay algo que deteste más que los niños, son los perros”, se queda con el perro.

Ein (de Einstein), que así se llama el Corgi, es un perro de laboratorio muy inteligente aunque los tripulantes de la Bebop lo desconocen. En una ocasión demuestra grandes conocimientos de hackerismo, cuando es necesario responde al teléfono (aunque no habla…), en situaciones extremas ha llegado a conducir y le gusta jugar al ajedrez con su compañera Ed. Ein, que a veces muestra rasgos y expresiones humanas, pasa los ratos paseando por la Bebop e intentando comer algo en esta nave en la que nunca hay dinero ni para pipas.

La traducción al castellano de la serie cambió el nombre de Ein por el de Strut, cosa que no he logrado entender aún…

Verdell, mejor imposible

Hasta que no vi Mejor… imposible (1997, James L. Brooks) no sabía ni que existía la raza Grifón de Bruselas, este perrito tan espabilado y con cara de mono.

En la película, el papel del perro-actor Jill es bastante crucial. Melvin Udall (Jack Nicholson) es un escritor que ha cosechado fortuna escribiendo novelas románticas pero que Verdell (Jill)sufre de un trastorno obsesivo-compulsivo: odia el contacto físico, repite acciones, se obsesiona con la contaminación de ciertos objetos y no se esconde de su racismo y homofobia.  Es grosero, antipático, no tiene amigos y nadie lo soporta, excepto Carol (Helen Hunt), la camarera que le sirve cada día. Con su vecino Simon, un artista homosexual, tampoco mantiene una relación muy cordial, és más, no se pueden ni ver.

Un día, Simon es brutalmente golpeado y como consecuencia, debe permanecer ingresado en el hospital durante un tiempo. Muy a desgana, Melvin se ve obligado a hacerse cargo de su perro Verdell, a sus ojos, un molesto nido de parásitos de cuatro patas.

Poco a poco, la convivencia con Verdell, un granuja amante del bacon, ayuda a florecer la gran humanidad que se esconde en Melvin y que más adelante acabará por cambiarle la vida.

El papel de Verdell fue interpretado por el Grifón de Bruselas Jill, aunque cinco grifones más, llamados Timer, Sprout, Debbie, Billy y Parfait, fueron utilizados como soporte durante todo el rodaje. A los seis les dieron un aspecto muy desgreñado, para simular una imagen pícara y traviesa del perro.

Matilda de Cagny, también adiestradora de Moose y Enzo de Frasier (NBC: 1993-2004), fue la encargada de que Jill llevara a cabo la mayoría de escenas.