Archivo de la etiqueta: pastor alemán

Un policía diferente

¿Quién no ha visto, ni que sea sin querer, un episodio de Rex, un policía diferente? Con doce temporadas a sus espaldas no es de extrañar que alguna tarde de domingo, de esas en las que no hay nada que hacer, pillaras una de sus aventuras y te quedaras enganchado delante del televisor hasta la hora de cenar.

Después de tantos años, Rex ha pasado por manos de cinco policías diferentes con los que ha tenido tiempo Richard Moser (Tobias Moretti) y Rex (Santo Von Haus)de encarcelar a todos los malos de Viena y por consiguiente, en las dos últimas temporadas, ha sido enviado a limpiar las calles de Roma.

Las diez primeras temporadas, de producción germano-austríaca, sitúan la acción en Viena. El primer dueño de Rex muere y el perro se queda hecho polvo, no quiere comer ni beber y los responsables de la policía canina piensan en sacrificarle. Richard Moser (Tobias Moreti), comisario de la brigada de homicidios y recién divorciado, decide quedarse con el Pastor Alemán. Pronto, Moser y Rex se convierten en grandes amigos y juntos hacen la pareja perfecta para luchar contra el crimen.

Después de tres años (a mitad de la cuarta temporada) Rex y Alexander Brandtner (Gedeon Burkhard)Moser muere a manos de un asesino en serie al que seguía la pista. Rex, en la misma situación que años atrás, se niega a comer y a salir de la casa que compartía con su amigo. Alex Brandtner (Gedeon Burkhard), el nuevo comisario, que da la casualidad que perdió a su compañero perruno en un atentado, consigue animar a Rex y se queda a vivir con él en la que fue la casa de Moser. Otra vez, dueño y perro se hacen inseparables y recorren las calles de Viena combatiendo el mal.

Al llegar la octava temporada, el actor Gedeon Burkhard deja la serie por malentendidos con la productora y eso se traslada a la ficción haciendo desaparecer al comisario Brandtner. Aparece así Marc Hoffmann (Alexander Pschill), el nuevo comisario. Como es de esperar, se convierte en el nuevo compañero de Rex y aunque en un principio no se llevan demasiado bien, acaban por quererse.Marc Hoffmann (Alexander Pschill) y Rex

Esta relación no dura mucho, ya que en 2004 (durante la décima temporada) la serie es cancelada. Pero las aventuras de Rex no acaban aquí, tras unos años de descanso, en 2008 la serie (ahora una coproducción austríaco-italiana) vuelve a nuestras pantallas, aunque esta vez ambientada en las calles de Roma. Rex, oficialmente retirado, pasa a ser la mano derecha del comisario Lorenzo Fabbri (Kaspar Capparoni) y como era de esperar, juntos siguen ofreciendo más de lo mismo.

Rex, abreviación de Reginald von Ravenhorst, es el perro perfecto. A parte de atrapar siempre a los malos, es inteligente, sensible, bromista, cariñoso, leal y ha demostrado saber hacer un montón de cosas, desde lo más básico como es sentarse, estirarse, arrastrarse y rastrear, hasta los trucos más sorprendentes como abrir puertas, coger el teléfono, caminar hacia atrás, hacerse el muerto y el cojo, rescatar ahogados, coger bocadillos al aire…

Rex, como es lógico, no habla pero en la serie han reforzado su presencia con diversos sonidos de doblaje que facilitan su interpretación a la hora de manifestar sorpresa, indignación o reniego.

Este Pastor Alemán fue interpretado por tres perros diferentes. El primero de ellos fue Santo Von Haus Zieglmayer, nacido en 1991 y que ya desde cachorro demostró ser un actor excepcional. Entrenado en inglés, no tuvo ningún problema en acatar las órdenes en alemán (lengua en la que se rodaba la serie). Para llevar a cabo todas las proezas que hemos visto en la serie, Santo era sometidoRex, un policía diferente a sesiones de veinte minutos en las que repetía tres o cuatro veces los ejercicios a realizar. Lo que más le costó aprender fue asimilar que si saltaba a través de un cristal (hecho de azúcar, claro) no le pasaría nada.

Como los años no pasan en balde, hacia el año 2000 Santo ya era mayorcito para hacer según qué cosas, así que su hijo de cuatro años Rhett Butler lo reemplazó en su papel de perro policía. Rhett, que ya tenía experiencia en el mundo del espectáculo como protagonista de Baby Rex (1997, Oliver Hirschbiegel), una película basada en la serie, bordó el papel a la perfección. Tanto, que nadie se dio cuenta del cambio.

Ambos perros fueron adiestrados por Teresa Ann Miller, que comenta que estuvieron buscando durante mucho tiempo un perro ágil, inteligente, amigable, valiente y con un color de cara bastante claro para que quedara bien en pantalla. Después de una rigurosa selección de entre una treintena de ejemplares, se decidieron por Santo, un cachorro de diez meses de edad al que sólo le hicieron falta cinco más de preparación para empezar a rodar.

En las dos nuevas temporadas italianas Rex es interpretado por un tercer perro-actor de origen americano llamado Henry.

Durante todos estos años el argumento de los episodios siempre ha sido el mismo, pero aquí lo que importa no es la originalidad de los guiones (o eso espero) sino que los espectadores disfruten viendo cómo se desenvuelve Rex en las más variopintas situaciones.

Anuncios

Uno para todos y todos para uno

Retomando el tema de los dibujos animados que hicieron de mi infancia una época feliz, ha vuelto a mi memoria esa gran serie que era D’Artacan y los tres Mosqueperros (BRB Internacional: 1981). La serie se basa en la obra de Alejandro Dumas Los tres mosqueteros (1844) y adapta todo ese universo para poder llegar a un público infantil.

La serie, que consta de 52 episodios de 25 minutos de duración cada uno, cuenta la historia de mosqueperrosD’Artacan, un joven de Gascuña, hábil con la espada y que anhela convertirse en un mosqueperro al servicio de su majestad el Rey de Francia Luis XIII. Para conseguir sus propósitos, viaja a París con su viejo caballo Rofty, unas cuantas monedas y una carta de recomendación de su padre para el Señor de Treville, el capitán de los mosqueperros. En el camino hace enemistad con un misterioso caballero a quien llama “Bigote negro” por desconocer su nombre (más tarde se entera que es el Conde Rochefort ). Ya en París, conoce a una bella chica llamada Julieta de quién se enamora perdidamente.

Al intentar ingresar en el escuadrón de los mosqueperros, su ímpetu y arrebato juvenil le causan problemas con los tres invencibles mosqueperros (Dogos, Pontos y Amis) y termina retándolos en duelo a todos. En el momento de batirse, aparece la guardia del Cardenal Richelieu (enemigos jurados de los mosqueperros) y los tres espadachines y D’Artacan se ven obligados a unir sus fuerzas para combatir el mal. Gracias a su valerosa actuación, D’Artacan es aceptado en el cuerpo de los mosqueperros y lo que en un principio empezó siendo una rivalidad se acaba transformando en una gran amistad. A partir de aquí, junto a sus tres nuevos compañeros, D’Artacan se ve envuelto en numerosas aventuras en las que intentará fraguar los malvados planes del Cardenal Richelieu y sus sicarios.

Aquí van algunos de los personajes principales.

  • Los buenos:

dartacanD’Artacan:  Es un joven Beagle valiente, decidido, emprendedor, un poco tonto y excelente espadachín. Su nariz se pone roja ante el peligro y está enamorado de Julieta, una Cocker Spaniel Americano camarera de la Reina Ana de Austria.

amis

Amis: Es un Saluki muy culto, guapo, elegante y romántico que a la mínima aprovecha para flirtear con alguna perrita. Es uno de los mejores espadachines de los mosqueperros del Rey.

dogosDogos: Es un Mastín del Pirineo fuerte, grandullón, corpulento, muy generoso con los débiles y bastante impaciente. Es otro de los mosqueperros del Rey.

pontosPontos: Este Pastor Alemán es el cerebro de los mosqueperros del Rey. Es un espadachín noble, tranquilo, prudente en sus decisiones y amigo de todos.

  • Los malos:

miladyMilady: Es una gata misteriosa, de gran belleza, aliada del Cardenal Richelieu y por consiguiente, enemiga de D’Artacan y sus amigos. No duda de utilizar sus armas de seducción para vencer a sus enemigos.

widimerWidimer: Es el malvado jefe de los guardias del Cardenal Richelieu y no duda en acatar todas sus órdenes sin cuestionárselas. Va armado con un trabuco pero es torpe y especialista en meter la pata.

Conde de RochefortConde de Rochefort: Es un caballero a las órdenes del Cardenal Richelieu y considerado una de las mejores espadas de Francia. Al final rectifica su conducta y se pasa al lado de los buenos.

cardenal richelieuCardenal Richelieu: Este zorro tan mezquino es el primer ministro del Rey Luis XIII. Es un gran patriota pero no duda en seguir caminos tortuosos para conseguir todas sus ambiciones.