Archivo de la etiqueta: matilda de cagny

Verdell, mejor imposible

Hasta que no vi Mejor… imposible (1997, James L. Brooks) no sabía ni que existía la raza Grifón de Bruselas, este perrito tan espabilado y con cara de mono.

En la película, el papel del perro-actor Jill es bastante crucial. Melvin Udall (Jack Nicholson) es un escritor que ha cosechado fortuna escribiendo novelas románticas pero que Verdell (Jill)sufre de un trastorno obsesivo-compulsivo: odia el contacto físico, repite acciones, se obsesiona con la contaminación de ciertos objetos y no se esconde de su racismo y homofobia.  Es grosero, antipático, no tiene amigos y nadie lo soporta, excepto Carol (Helen Hunt), la camarera que le sirve cada día. Con su vecino Simon, un artista homosexual, tampoco mantiene una relación muy cordial, és más, no se pueden ni ver.

Un día, Simon es brutalmente golpeado y como consecuencia, debe permanecer ingresado en el hospital durante un tiempo. Muy a desgana, Melvin se ve obligado a hacerse cargo de su perro Verdell, a sus ojos, un molesto nido de parásitos de cuatro patas.

Poco a poco, la convivencia con Verdell, un granuja amante del bacon, ayuda a florecer la gran humanidad que se esconde en Melvin y que más adelante acabará por cambiarle la vida.

El papel de Verdell fue interpretado por el Grifón de Bruselas Jill, aunque cinco grifones más, llamados Timer, Sprout, Debbie, Billy y Parfait, fueron utilizados como soporte durante todo el rodaje. A los seis les dieron un aspecto muy desgreñado, para simular una imagen pícara y traviesa del perro.

Matilda de Cagny, también adiestradora de Moose y Enzo de Frasier (NBC: 1993-2004), fue la encargada de que Jill llevara a cabo la mayoría de escenas.

Anuncios

Eddie, la cara simpática de Frasier

Kelsey Grammer y Moose¿Quién, alguna vez,  no ha querido tener correteando por su casa a un perro como Eddie? A mí, al menos, me encantaría. El más famoso de los Jack Russell Terrier debe su popularidad a unos guiones brillantes y a un par de perro-actores que realizaron su papel a la perfección.

El perropersonaje de Eddie en Frasier (NBC: 1993-2004) fue interpretado por dos perros: Moose durante las primeras nueve temporadas y Enzo, su hijo, durante las dos últimas.

Moose nació en Florida en diciembre de 1990, siendo el más joven y larguirucho de la camada. Vivía con una familia a la que tenía hasta las narices: lo mordía todo, ladraba mucho, escarbaba por todo el jardín y se escapaba a menudo. Finalmente, sus dueños lo dieron a la Birds & Animals Unlimited, una empresa que entrena animales para series y películas. A la edad de 2 años y medio, Moose se puso en manos de su entrenadora Matilda de Cagny, y después de seis meses de duro trabajo, se ganó el papel de Eddie para la serie.

Moose tenía la habilidad de quedarse quieto y fijar su mirada durante largo rato en Kelsey Grammer (Frasier), hecho que se convirtió en un gag recurrente de la serie. Para que Moose pareciera más Moose (Entertainment)cariñoso con sus dueños ficticios, su adiestradora utilizó algunos trucos; untar la cara de los actores con aceite de sardina para que el perro les lamiera, o ponerles paté detrás de las orejas para que Moose les siguiera. John Mahoney, que interpreta a Martin Crane, padre de Frasier y dueño de Moose, comenta que el Jack Russell siempre se mostró muy indiferente con todos ellos.

Durante el curso de la serie Frasier, Moose cosechó gran popularidad: apareció en numerosos programas de televisión, revistas e incluso publicó un calendario y una “autobiografía” (My life as a dog).

A los 10 años abandonó el mundo del espectáculo y se retiró con su entrenadora al oeste de Los Angeles. Estuvo viviendo durante sus últimos seis años con su hijo, el también perro-actor Enzo,  sus dueños (de Cagny y su marido) y Jill, el Grifón de Bruselas de Mejor… imposible (1997, James L. Brooks). Falleció a la edad de 16 años.

Como he dicho anteriormente, las dos últimas temporadas de la serie fueron interpretadas por Enzo, su hijo. Su parecido y sus casi idénticas marcas faciales hicieron que ninguno de nosotros nos diésemos cuenta del cambio.

Enzo y Frankie MunizEnzo nació en 1996 y fue uno de los pocos cachorros criados específicamente para ser sustitutos de Moose. Como la serie iba para largo (¡al final se emitieron once temporadas!), los productores se pusieron las pilas para que Moose les diera un hijo capaz de reemplazarlo. Enzo fue el elegido.

Padre e hijo volvieron a coincidir en Mi perro Skip (1999, Jay Russell). Enzo encarna a Skip, el nuevo perro y mejor amigo de Willie, un niño tímido de 9 años. Con el paso del tiempo Skip se hace mayor, y aquí es cuando nos vuelven a dar el cambiazo: sustituyen al joven Enzo por el ya viejito Moose.