Archivo de la etiqueta: gran danés

Marmaduke

Marmaduke, junto a Scooby Doo, se ha convertido en el Dogo Alemán o Gran Danés más famosos del mundo. Y no es para menos, ya que hace más de 50 años que este personaje vio la luz en las tiras cómicas de Brad Anderson y ahora ha saltado a la gran pantalla de mano de Tom Dey.

La película de Marmaduke (2010, Tom Dey) nos cuenta los problemas que tiene la familia Winslow para integrarse en su nuevo vecindario de California. Y es que Marmaduke, su Gran Danés de 80 kg, no se lo pone nada fácil…
Marmaduke, entre destrozo y travesura, también tiene que luchar para hacerse un lugar en el parque y ganarse el corazón de la perrita de sus sueños, tareas en las que su hermanastro Carlos, un gato Azul Ruso, no duda en echarle una pata.

El resultado de esta película es fruto tanto de la interpretación de los animales como del duro trabajo posterior de los animadores, que tuvieron que acabar de pulir muchos detalles para acabar de humanizar los gestos y las acciones de los perro-actores. Apuntar que la voz en versión original la pone el famoso actor Owen Wilson, al que hace poco vimos en Una pareja de tres (2008, David Frankel).

Por otra parte, el director de la película, Tom Dey, comenta que “Lo bueno de filmar con perros es que su interpretación no parece falsa y eso es verdaderamente estimulante. Y es la primera vez en la que el actor principal no me ha cuestionado nada acerca de las ordenes que le he mandado”.

El encargado de interpretar a Marmaduke durante gran parte de la película es un Dogo Alemán llamado Spirit, aunque su hermano George también le ha ayudado en algunas escenas, como por ejemplo en la que Marmaduke aparece de pie sobre una tabla de surf. Y aunque Spirit se lleve el peso de la actuación, fue George quien apareció en el estreno de la película.

El perro actor Spirit pesa 72,5 kg y mide 91,4 cm a la cruz. Vive en Renton con una mujer llamada Julie Evans, tres gatos (Lilly, Coco y Happy) y una hembra de Gran Danés llamada Serena. Según su dueña, a Spirit le encanta ser el centro de atención.

Julie Evans y Spirit (Marmaduke)

Durante el rodaje de la película, Julie y Spirit estuvieron separados durante nueve meses y la dueña de este gigantesco perro le echaba tanto de menos que decidió incorporar otro Dogo Alemán a la familia, la hembra Serena. A la vuelta de Spirit al hogar, los dos perros se hicieron muy amigos y su dueña cuenta que no paran de jugar y se llevan muy bien.

La dueña de Spirit también comenta que en Hollywood, su perro ha cogido malos hábitos, como el de saltar sobre la cama para ponerse dormir, algo que él nunca hacía a menos que alguien se lo indicara.

¿Cómo acabó Spirit interpretando a Marmaduke?

Pues según comenta Julie Evans, se ve que el adiestrador de perros de la película (también propietario de George) llamó a los criadores a los que compró su Gran Danés Daynakin Great Danes of Ferndale para averiguar si George tenía algún hermano. Para la película se necesitaba un perro que se pudiese hacer pasar por George para compartir el trabajo que suponía interpretar a Marmaduke.

Y resulta que George tenía un hermano llamado Spirit que parecía ser lo que ellos andaban buscando. Tras someterse a una serie de pruebas en las que se evaluó su personalidad, su inteligencia y su capacidad de aprendizaje, Spirit pasó a ser el actor principal de la película. Dejó tan fascinados a los adiestradores del film que éstos intentaron comprarlo, recibiendo una negativa por parte de una dueña.

Spirit durante el rodaje Marmaduke

Además de ser un perro actor con un largometraje a sus espaldas, Spirit ya desde cachorro ganó algunos premios en las exposiciones de la American Kennel Club.

¿Y qué será ahora de Spirit? Su carrera parece prometedora, de momento ya ha hecho un anuncio de hamburguesas y se rumorea que puede haber una secuela de Marmaduke.  Haga lo que haga, espero que le vaya muy bien.

Los perros de mi mujer

Retrocediendo un poco (bastante) en el tiempo he llegado hasta los sesenta. Yo aún no había nacido pero lo que sí recuerdo es que veinte años más Los perros de mi mujertarde del estreno de Los perros de mi mujer (1966, Norman Tokar), llegó a mi casa la cinta de la película y si digo que la vi unas veinte veces, creo que me quedo corta. Casi cada martes venían mis abuelos a cuidarnos a mi hermano y a mí, y después de que mi abuelo se encerrara en la cocina para hacer palomitas, los cuatro disfrutábamos de una divertida tarde de cine. Íbamos alternando esta película con Pedro y el dragón Elliot (1977, Don Chaffey) y El libro de la selva (1967, Wolfgang Reitherman). Disney triunfaba en mi casa.

Los perros de mi mujer empieza con la visita al veterinario de Fran (Suzanne Pleshette) y Mark Garrison (Dean Jones). La pareja tiene una perra Teckel llamada Danke que acaba de dar a luz a tres preciosas cachorritas, Guillermina, Heidi y Claude. Fran tiene la esperanza de que alguna de ellas sea ganadora de los concursos de belleza a los que es aficionada.

Por otra parte, en el mismo centro veterinario, Mark conoce la historia de Bruto, un cachorro de Dogo Alemán (o Gran Danés) que también acaba de nacer pero que al ser tantos hermanos en la camada, su madre no lo puede alimentar. Tras la insistencia del veterinario y la buena fe de Mark, el matrimonio se acaba llevando a casa a Bruto para que la pequeña Danke lo amamante a él también.

Lo que en un principio era un cachorrito de 500 gramos se acaba Mark Garrison (Dean Jones) y Brutoconvirtiendo en una mole de 80 kilos de peso. Bruto, que ha crecido durmiendo en la misma cama que sus hermanastras Teckel, cree que es una de ellas. Pero claro, no es lo mismo que una de las hermanas te salte encima a que lo haga Bruto

Lo que Fran llama “pequeños angelitos” en realidad son unas perritas muy listas que hacen la vida imposible a Bruto. Lo meten en líos y el pobre perro siempre acaba pareciendo el culpable (como cuando destruye el estudio de Mark o destroza la fiesta en el jardín).

Fran Garrison (Suzanne Pleshette) y DankePor todo esto y mucho más, Fran quiere deshacerse del desastroso y desgarbado perro, que no hace más que fomentar las broncas entre el matrimonio. Y entre todo este jaleo, un ladrón de casas acecha el vecindario…

Los perros de mi mujer es la típica comedia familiar de Disney de los años sesenta/setenta, pero aquí lo que importa (y lo que nos hace reír) no es la historia en sí, sino todo el alboroto que arman estos cinco perros tan “aparentemente” adorables.