Toto, el perrito de El mago de Oz

Toto es uno de los perros más míticos de la gran pantalla. ¿No lo recuerdas? ¡Es ese Cairn Terrier negro que acompañó a Dorothy en su viaje por el camino de baldosas amarillas!

Toto y Dorothy (Judy Garland)

El mago de Oz (1938, Victor Fleming) nos cuenta la historia de Dorothy, una niña de Kansas que a causa de un tornado, su casa sale volando y viaja junto a su perrito Toto al mundo de Oz. Un mundo en el que vivirán numerosas aventuras y conocerán a los más extravagantes personajes.

El perro Toto está interpretado por la actriz canina Terry, una perra de raza Cairn Terrier con bastante experiencia en el cine. ¡A sus seis años de edad ya había trabajado con Fritz Lang y Cecil B. DeMille!

Terry nació en 1933 y fue adquirida por los productores de El mago de Oz en 1936 (tres años antes de empezar el rodaje de la película). Terry era una perrita muy tímida pero pronto le cogió el gustillo a esto del cine y no había nadie que se sintiera más a gusto delante de las cámaras que ella. Incluso asistió al estreno de la película en el Grauman’s Chinese Theatre.

Toto y Dorothy (Judy Garland)

Para El mago de Oz, Terry pasó dos semanas en casa de Judy Garland (Dorothy) para acostumbrarse a estar con la niña y, por desgracia, durante el rodaje sufrió una fractura bastante importante en el pie, molestia que arrastraría durante toda su carrera. Durante los días de rodaje que Terry tenía el pie en reposo, otro Cairn Terrier fue el resposable de dar vida a Toto.

Se dice que el sueldo de Terry era de unos 125$ a la semana, cifra bastante superior a la de muchos actores humanos de la película.

Después del éxito cosechado con El mago de Oz, el nombre de Terry fue cambiado oficialmente por el de Toto. E incluso un escritor escribió su “autobiografía”, titulada I, Toto.

Terry, ya Toto, murió en 1945, a los doce años de edad.

Filmografía de  Toto:

– Aquí durmió George Washington (1942, William Keighley)
– La vida es así (1942, Victor Fleming)
– Twin Beds (1942, Tim Whelan)
– Cinderella’s Feller (1940, William C. McGann)
– Calling Philo Vance (1940, William Clemens)
– Bad Little Angel (1939, Wilhelm Thiele)
– Mujeres (1939, George Cukor)
– El mago de Oz (1939, Victor Fleming)
– Stablemates (1938, Sam Wood)
– Corsarios de Florida (1938, Cecil B. DeMille)
– Furia (1936, Fritz Lang)
– El ángel de las tinieblas (1935, Sidney Franklin)
– Bright Eyes (1934, David Butler)
– Ready for Love (1934, Marion Gering)

Anuncios

Las aventuras de Chatrán

Chatrán y Pousquet

Chatrán y Pousquet

Hace unos días alguien me escribió para que comentase Las aventurás de Chatrán (1986, Masanori Hata), una película de la que jamás había oído hablar. Unos segundos más tarde, ya se estaba descargando en mi ordenador.

Las aventurás de Chatrán (como la tradujeron aquí) o Las aventuras de Milo y Otis (como la tradujeron en América) cuenta la historia y las aventuras de dos amigos, un gato naranja y un perro de raza Pug (Carlino). En las diferentes traducciones los nombres cambian, en España el gato se llama Chatrán y el perro Pousquet y en Estados Unidos el gato se llama Milo y el perro Otis.

Tengan el nombre que tengan los protagonistas, la cuestión es que Chatrán es un gato de color dorado que vive en una granja con su madre y demás animales, entre ellos, su mejor amigo el Pug Pousquet. Desgraciadamente, un día, los dos amigos están jugando al escondite y accidentalmente Chatrán se pierde. Pousquet, su amigo del alma, sale en su búsqueda y cada uno por su lado acaba alejándose cada vez más de su hogar. En el intento de volver a la granja, Chatrán y Pousquet viven las más increíbles (y peligrosas) aventuras.

A diferencia de las producciones de hoy en día, la película se realizó sin utilizar técnicas de animación posteriores, es decir, que lo que vemos en pantalla es fruto de pasar horas y horas con los animales de arriba para abajo. No es de extrañar entonces que el rodaje comenzara en 1983 y acabara cuatro años más tarde.

Chatrán

Chatrán

En la película no aparecen seres humanos (al estilo El Oso de Jean-Jacques Annaud) y está relatada por una voz masculina y una femenina que al inicio de cada capítulo recita un poema.

Como apunte final, comentar que la película no quedó libre de polémica y no me extraña. Aunque sean rumores, creo que una imagen vale más que mil palabras, y de imágenes la película está llena.

Se dice que en el rodaje utilizaron un total de 65 gatos para ir suplantando a los gatos que morían en las escenas de más riesgo. Por ejemplo, en la escena de la caída de Chatrán al mar, se buscaba el plano perfecto, por lo que probaron la caída con varios gatos. Una vez el gato está en el agua, vemos como intenta desesperadamente escalar la escarpada pendiente rocosa pero cae una y otra vez, golpeándose contra las piedras del fondo. Y claro, nada de esto es ficción, eso era un gato real. En otras escenas también vemos como un cangrejo pinza el hocico del gato o como una serpiente o unas gaviotas lo atacan. De ahí los cortes que se le realizaron en Estados Unidos, donde hacer una película como esta está prohibido. De un total de 90 minutos la dejaron en 76.

Las tortugas ninja

¡De puta madreeeeeeeeee! Oír esta expresión en el cine con unos 7 años de edad marcó un antes y un después en mi vocabulario y supongo que también en el de miles de niños españoles. En mi colegio no se escuchaba otra cosa por los pasillos y, profesores y padres, maldijeron mil veces esa película que nosotros pasamos a adorar al instante: Las tortugas ninja (1990, Steve Barron).

Raphael, Leonardo, Donatello y Michelangelo

Basada en el cómic de 1984 titulado Eastman and Laird’s Teenage Mutant Ninja Turtles y en la serie de televisión de 1987, la primera de las películas de las tortugas ninja (de las tres que hay) se convirtió en todo un éxito de taquilla.

Debido al vertido de una sustancia llamada mutágeno, una rata y cuatro tortuguitas de florida que viven en las cloacas de Nueva York mutan y se convierten en lo que todos ya conocemos. Splinter, una rata con grandes conocimientos de ninjitsu, adopta el papel de maestro ninja y entrena a sus nuevos cuatro discípulos, a los que llama Leonardo, Raphael, Michelangelo y Donatello (como sus artistas favoritos del Renacimiento italiano). Con sus nuevas habilidades, las cuatro tortugas adolescentes lucharán para evitar que el malvado Shredder se apodere del mundo.

Raphael, Leonardo, Michelangelo y Donatello

  • Leonardo es la tortuga de la cinta azul que lucha con un par de katanas. Leonardo es el líder del grupo (cosa que le ha traído problemas de rivalidad con Raphael) y lo podríamos definir como una tortuga confiada, modesta y sensible. Le gusta leer.
  • Michelangelo es la tortuga de la cinta naranja que lucha con dos nunchakus. Es la más simpática, bromista, alegre e infantil de las cuatro tortugas. Parece que tiene predisposición a liarla, podríamos definirla como una tortuga de libre espíritu. Es bastante optimista y una de sus frases estrella es “¡Me encanta ser tortuga!”. Entre sus pasatiempos favoritos están mirar la televisión, ir en skate y comer pizza.
  • Raphael es la tortuga de la cinta roja que en la lucha utiliza dos sai, un arma parecida a una daga sin filo pero con una aguda punta y dos protecciones laterales para las manos (también puntiagudas). Es una tortuga un poco seca, seria y que acostumbra a estar de mal humor. Se le nota un cierto resquemor hacia Leonardo, ya que a él también le gustaría ser el líder.
  • Donatello es la tortuga de la cinta violeta y lucha con un bō (bastón), un arma en forma de vara  alargada, generalmente hecha de madera (roble, bambú, etc). Es la más inteligente de las cuatro tortugas. Es tranquilo y bastante manitas con los ordenadores y artefactos en general.

El humor, los efectos utilizados y el vestuario, son, a mi parecer, lo que hizo de esta película todo un clásico del cine independiente. Jim Henson Creature Shop fue la encargada de producir unos trajes tortuguiles de lo más creíbles y fieles a lo que habíamos visto en la serie. Jim Henson, el fundador de dicha compañía, es también uno de los creadores de clásicos nuestra infancia. A él tenemos que agradecer trabajos como Barrio Sésamo, Los Teleñecos, Fraggle Rock (1983, Jim Henson), Cristal Oscuro (1982, Jim Henson y Frank Oz), Dentro del laberinto (1986, Jim Henson)…

Chewbacca

Artículo escrito por: Juan Ignacio Martín

Chewbacca (Peter Mayhew ) y Han Solo (Harrison Ford)

¿Quién no ha querido un compañero como Chewbacca cuando era niño? Muchos de nosotros que nos criamos en los años ochenta seguro que sí… nos hubiera encantado estar en la piel de Han Solo (no solo por ligarnos a la princesa Leia en su traje de esclava de Jabba, jeje) para poder disfrutar de la amistad de este grandullón de más de dos metros, alguien fiel y leal que está en los momento más duros para poder ayudarnos.

George Lucas, director de la saga más famosa del cine, se inspiró en su Alaskan Malamute para crear al wookiee Chewbacca cando le vio sentado en el asiento del copiloto de su coche… y si además os digo que se llamaba Indiana, no hace falta decir a que otro personaje inspiró.

En las películas La Guerra de las Galaxias: Una Nueva Esperanza (1977), El Imperio Contraataca (1980) y El Retorno del Jedi (1983), Chewbacca (aka Chewie) hace el papel de copiloto de Han Solo, capitán del Halcón Milenario. En un principio, Chewbacca, que no sabe hablar el idioma humano y parece que se pase el rato gruñendo y gritando, da la impresión de ser un gigante peludo algo violento y de mal carácter, aunque según va avanzando la trama de las películas le vemos que es alguien fiel a sus amigos, dejándose “capturar” en la Estrella de la Muerte  o ayudando a C3PO a recuperar sus piezas.

En la nueva trilogía Chewbacca aparece brevemente, como homenaje a la trilogía original, junto a Yoda en la batalla por su planeta natal Kashyyyk.

Familia de Chewbacca en Special Holiday (1978)

También podemos ver a Chewbacca en el infame Special Holiday (1978), donde reaparecen Han Solo, Luke y la princesa Leia (Esta última cantando una versión del tema principal de Star Wars). Se ve que George Lucas se arrepintió de tal aberración, se hizo con casi todas las copias existentes de esta cinta y ahora solo se puede conseguir mediante P2P. Básicamente la historia de este especial navideño transcurre en la casa de Chewbacca donde su mujer Mallatobuck, su padre Attichitcuk, y su hijito Lumpawarrump le esperan para celebrar el Día de la Vida (algo así como un Acción de Gracias de los wookies). La película es un sinsentido de números músicales y sólo se salva un fragmento animado donde podemos ver por primera vez a Boba Fett.

Los wookiees adultos suelen superar los dos metros y tienen una fuerza descomunal como les hace ver Han Solo a los robots cuando están ganando la partida a su amigo advirtiéndoles que puede arrancarle los brazos a un hombre. Tienen un sentido del olfato muy desarrollado, son muy coordinados a la hora de manejar armas y maquinaria pesada, y también muy hábiles con las manos (Chewie siempre repara el Halcón Milenario cuando Han lo necesita). Su pelaje hace que soporten muy bien tanto las altas temperaturas del planeta Tatooine como las nieves heladas del planeta Hoth. También cabe destacar su longevidad, llegando a vivir varios cientos de años.

Chewbacca se deja capturar

Los wookies son unos seres devotos, y fieles amigos. Tienen una gran desconfianza a los extraños, como podemos ver en la primera película con Luke y sus robots al ser algo cascarrabias con ellos. Cuentan con un gran sentido de la moral, la compasión, el valor y la lealtad. La familia también es muy importante para ellos como podemos ver en el Special Holiday, Chewbacca considera a Han y Leia sus hijos, y Luke también forma parte de ese circulo familiar. Para terminar destacar su inteligencia al saber reparar naves, dirigirlas o organizar estrategias en contra del Imperio, esto también les lleva a entender el lenguaje que se habla en la mayoría de los planetas habitados de la galaxia pero las limitaciones de sus cuerdas vocales les impide hablarlo (solo pueden comunicarse con su idioma natal, el Shyriiwook).

En todas las apariciones en pantalla, debajo de los pelos de Chewbacca, encontramos a Peter Mayhew, un actor de 2 metros y 20 centímetros de altura. Mayhem trabajó durante toda la saga con un traje hecho de lana de oveja y pelo de yak . La voz de Chewbacca fue creada por el diseñador de sonido Ben Burtt mezclando varios sonidos animales, entre los que destaca la voz de un oso negro llamado Tarik del zoo Happy Hollow de San José, California.

Chewbacca (Peter Mayhew ) y Han Solo (Harrison Ford)

El origen de la amistad de Han y Chewbacca se explica fuera de las pantallas, en libros oficiales sobre la saga galáctica, donde vemos que Han siendo Capitán del Imperio desobedece una orden que le dan para acabar con la vida de Chewbacca por ser un mero esclavo. Esto hace que expulsen a Han del Ejército Imperial y se convierta en un fuera de la ley, y Chewbacca decide servirle durante el resto de su vida por la deuda que tiene con él. Chewbacca años más tarde le devolvería este favor salvando la vida de su hijo Anakin y sacrificando la suya propia. Han, al enterarse de la muerte de su fiel amigo,  cae en una fuerte depresión y en la bebida. Pero yo prefiero no tener esto en cuenta aunque se traten de libros oficiales, ya que en cualquier momento Lucas, para sacar dinero, puede hacer una nueva serie o película y cambiar toda la historia.

Mi colega Dunston

Dunston (Sammy) y Kyle Grant (Eric Lloyd)

Los orangutanes son una especie en peligro de extinción, por eso no entiendo el por qué de su utilización en películas. Una organización llamada Orangutan Foundation International afirma que cada vez que un orangután aparece en una película comercial, la caza furtiva de estos animales aumenta. Son muchos los niños que piden para reyes un orangután

Aún a sabiendas de esto, la industria cinematográfica parece que no se frena ante nada. Tras el escándalo de la muerte de la orangután Manis, casi 10 años después, se volvió a estrenar otra película protagonizada por un orangután, Mi colega Dunston (1996, Ken Kwapis).

La película va sobre un niño de seis años que vive en un hotel de lujo (dirigido por su padre) y que un día se encuentra un orangután. El niño y el animal enseguida se hacen amigos, cosa que sólo puede suponer: el CAOS en el hotel.

El orangután llamado Sammy (aka Sam) es el encargado de dar vida a Dunston. En la película, Sam es tan expresivo que se podría decir que es casi mejor actor que muchos de la especie homo sapiens sapiens.

Sam vive desde 2004 en el Center for Great Apes in Wauchula (Florida) donde disfruta de su retiro del mundo del espectáculo. Sus cuidadores dicen que es un animal muy observador y silencioso.

Sam en el Center for Great Apes in Wauchula

Sam nació el 23 de diciembre de 1989 y desde el primer momento pasó a formar parte de una atracción turística de Miami, propiedad de su criador. Con 18 meses de edad fue vendido (junto con otra orangután llamada Geri) a un adiestrador de Los Angeles, que trabajaba en Hollywood con chimpancés. Sammy y Geri crecieron juntos en el mundo del espectáculo, trabajando en muchos anuncios y programas de televisión como Los vigilantes de la playa.

Sam también actuó en varias películas como Los Picapiedra (1994, Brian Levant) o El planeta de los simios (2001, Tim Burton).  Cuando el orangután creció demasiado (¡ahora pesa 109 kg!), lo retiraron a una pequeña jaula donde su adiestrador tenía la intención de utilizarlo para la cría. Sam tuvo un hijo con su compañera Geri, al que se llamó Jam.

En diciembre de 2004, Sam y Geri fueron enviados al Center for Great Apes in Wauchula, un centro sin ánimo de lucro dedicado al rescate y a la atención permanente de los orangutanes. Su hijo Jam llegó al centro cuatro meses después.

Una escena de la película

En el centro, los orangutanes viven dentro de una cúpula enorme que recrea su hábitat natural y sus cuidadores les proporcionan gran variedad de actividades destinadas a enriquecer sus vidas. Sam disfruta mucho de la pintura, se ve que él mismo escoge los colores y cuando termina su obra de arte, se queda admirándola fijamente.

Actualmente, Sam está muy apegado a su compañera de toda la vida, Geri. Pero mientras que Geri se lleva muy bien con su hijo Jam, Sam se comporta de una manera muy agresiva con él, probablemente a causa de los celos. Parece que padre e hijo se disputan a la madre.

Por último, apuntar que Sam tiene una manía de lo más extravagante, como buena estrella de Hollywood. No le gusta que la gente vaya con los pies al descubierto, si ve a alguien dentro de su recinto con chanclas o sandalias se enfada, lo persigue e incluso puede llegar a escupir.