Los perros de mi mujer

Retrocediendo un poco (bastante) en el tiempo he llegado hasta los sesenta. Yo aún no había nacido pero lo que sí recuerdo es que veinte años más Los perros de mi mujertarde del estreno de Los perros de mi mujer (1966, Norman Tokar), llegó a mi casa la cinta de la película y si digo que la vi unas veinte veces, creo que me quedo corta. Casi cada martes venían mis abuelos a cuidarnos a mi hermano y a mí, y después de que mi abuelo se encerrara en la cocina para hacer palomitas, los cuatro disfrutábamos de una divertida tarde de cine. Íbamos alternando esta película con Pedro y el dragón Elliot (1977, Don Chaffey) y El libro de la selva (1967, Wolfgang Reitherman). Disney triunfaba en mi casa.

Los perros de mi mujer empieza con la visita al veterinario de Fran (Suzanne Pleshette) y Mark Garrison (Dean Jones). La pareja tiene una perra Teckel llamada Danke que acaba de dar a luz a tres preciosas cachorritas, Guillermina, Heidi y Claude. Fran tiene la esperanza de que alguna de ellas sea ganadora de los concursos de belleza a los que es aficionada.

Por otra parte, en el mismo centro veterinario, Mark conoce la historia de Bruto, un cachorro de Dogo Alemán (o Gran Danés) que también acaba de nacer pero que al ser tantos hermanos en la camada, su madre no lo puede alimentar. Tras la insistencia del veterinario y la buena fe de Mark, el matrimonio se acaba llevando a casa a Bruto para que la pequeña Danke lo amamante a él también.

Lo que en un principio era un cachorrito de 500 gramos se acaba Mark Garrison (Dean Jones) y Brutoconvirtiendo en una mole de 80 kilos de peso. Bruto, que ha crecido durmiendo en la misma cama que sus hermanastras Teckel, cree que es una de ellas. Pero claro, no es lo mismo que una de las hermanas te salte encima a que lo haga Bruto

Lo que Fran llama “pequeños angelitos” en realidad son unas perritas muy listas que hacen la vida imposible a Bruto. Lo meten en líos y el pobre perro siempre acaba pareciendo el culpable (como cuando destruye el estudio de Mark o destroza la fiesta en el jardín).

Fran Garrison (Suzanne Pleshette) y DankePor todo esto y mucho más, Fran quiere deshacerse del desastroso y desgarbado perro, que no hace más que fomentar las broncas entre el matrimonio. Y entre todo este jaleo, un ladrón de casas acecha el vecindario…

Los perros de mi mujer es la típica comedia familiar de Disney de los años sesenta/setenta, pero aquí lo que importa (y lo que nos hace reír) no es la historia en sí, sino todo el alboroto que arman estos cinco perros tan “aparentemente” adorables.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s