Una foca en mi casa

A la edad de 14 años vi Andre, una foca en mi casa (1994, George Miller) y, aunque ya era mayorcita, mi sueño pasó a ser el de tener algún día una foca como la de la película.

Andre, una foca en mi casaEn la primavera de 1962, en el pueblo pesquero de Rockport, Maine (Estados Unidos) una pequeña foca huérfana es adoptada por la familia Whitney. Toni (Tina Majorino), la menor de los hermanos, se hace cargo de la nueva inquilina. La foca es bautizada con el nombre de Andrew y se convierte en el mejor compañero de juegos que Toni podría haber imaginado. La cosa se complica cuando los pescadores del pueblo no dudan en culpar a Andrew, y a los Whitney, por la disminución de peces de la zona.

La película está basada en el libro A Seal Called Andre (1975) y éste, a su vez, está basado en una historia real que fascinó a centenares de personas.

En 1962, un cachorro de foca abandonado, cruzó el océano hasta alcanzar Nueva Inglaterra. Al llegar a las costas de Rockport, fue adoptado por Harry Goodridge, un pescador que explica que la primera vez que Andre entró en su casa la exploró entera sin dejarse ningún rincón. Harry, su futuro entrenador, en un principio la alimentó con leche humana y piensos.

Harry Goodridge, Joseph E. Brennan y Andre

El governador demócrata Joseph E. Brennan visitó a Andre en Rockport el 25 de mayo de 1982. En la foto, Andre tira del pantalón de su entrenador Harry Goodridge.

Más adelante le empezó a dar peces hasta los aprendió a cazar por sí solo.

Al cabo de un tiempo, Andre fue a vivir al acuario de Nueva Inglaterra, donde lo entrenaron y le ofrecieron un puesto de trabajo en el mundo del espectáculo. Lo curioso de la historia es que una vez al año, en primavera, Andre era puesto en libertad y nadaba más de 160 kilómetros hasta Rockport para encontrarse con Harry. Durante años, deleitó a los turistas con sus trucos y no tardó en convertirse en una divertida atracción.

En 1986, a la edad de 25 años, se encontró el cuerpo de Andre en Rockland, a unos 12 kilómetros de su casa de verano.

Esta historia conmovió y fascinó a mucha gente, y tras la muerte de Andre, Harry Goodridge la plasmó en un libro. Años más tarde pasó a la gran pantalla de manos de George Miller, en donde Andre está interpretado no por una foca, sino por tres leonas marinas: Torey, PJ y Kalika. Torey fue la principal encargada de dar vida a Andre, y PJ y Kalika la ayudaron en algunas partes.

Nacida a finales de los ochenta, Torey se crió en el Marine Life Oceanarium, en Gulfport (Mississippi). Se la destinó al mundo del espectáculo y pasó su vida de representación en representación, participando en 1994 en la película de Andre. En el 2000 la trasladaron al Atlantis Marine World, donde pasó sólo dos años hasta ser devuelta al Marine Life Oceanarium. En el 2005, el huracán Katrina arrasó con las instalaciones del Marine Life Oceanarium, y Torey, con otros cinco animales que pudieron ser rescatados, fue acogida por el Dolphin Encounters, en las Bahamas. En este nuevo hogar, la leona marina pasó sus últimos años de vida luchando contra numerosos problemas de salud, falleciendo el año pasado a la edad de 22 años.PJ

Una de sus entrenadoras del Dolphin Encounters, Annette Dempsey, me comentaba que “Aunque Torey era casi ciega y sorda en sus últimos meses, sigue siendo uno de los animales mejor formados e inteligentes con los que he trabajado”.

Los otros dos leones marinos, PJ y Kalika siguen viviendo en el Dolphin Encounters. PJ es la más valiente de las leonas marinas cuando se trata de aprender un truco nuevo, gran parte de ello lo debe a su carrera en el cine y la televisión. Ha aparecido en un anuncio, en un show infantil, debutó en el cine haciendo de foca bebé en Andre, una foca en mi casa y tres años más tarde protagonizó Slappy y los mofetas (1998, Barnet Kellman).

KalikaKalika es la más grande de las leonas marinas del parque. Es muy enérgica y le encanta aprender cosas nuevas. Se ha dejado ver en pantalla en dos ocasiones, en un anuncio de Reynolds Wrap (un papel de aluminio) y en la película de Andre.

Escribir y ver videos sobre ello no han hecho más que aumentar mis ganas de dejarlo todo e irme a las Bahamas, a ver si me hago amiga de una foca y nos vamos por ahí a hacer algunos trucos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s