Archivo de la categoría: Monos y simos

Mi colega Dunston

Dunston (Sammy) y Kyle Grant (Eric Lloyd)

Los orangutanes son una especie en peligro de extinción, por eso no entiendo el por qué de su utilización en películas. Una organización llamada Orangutan Foundation International afirma que cada vez que un orangután aparece en una película comercial, la caza furtiva de estos animales aumenta. Son muchos los niños que piden para reyes un orangután

Aún a sabiendas de esto, la industria cinematográfica parece que no se frena ante nada. Tras el escándalo de la muerte de la orangután Manis, casi 10 años después, se volvió a estrenar otra película protagonizada por un orangután, Mi colega Dunston (1996, Ken Kwapis).

La película va sobre un niño de seis años que vive en un hotel de lujo (dirigido por su padre) y que un día se encuentra un orangután. El niño y el animal enseguida se hacen amigos, cosa que sólo puede suponer: el CAOS en el hotel.

El orangután llamado Sammy (aka Sam) es el encargado de dar vida a Dunston. En la película, Sam es tan expresivo que se podría decir que es casi mejor actor que muchos de la especie homo sapiens sapiens.

Sam vive desde 2004 en el Center for Great Apes in Wauchula (Florida) donde disfruta de su retiro del mundo del espectáculo. Sus cuidadores dicen que es un animal muy observador y silencioso.

Sam en el Center for Great Apes in Wauchula

Sam nació el 23 de diciembre de 1989 y desde el primer momento pasó a formar parte de una atracción turística de Miami, propiedad de su criador. Con 18 meses de edad fue vendido (junto con otra orangután llamada Geri) a un adiestrador de Los Angeles, que trabajaba en Hollywood con chimpancés. Sammy y Geri crecieron juntos en el mundo del espectáculo, trabajando en muchos anuncios y programas de televisión como Los vigilantes de la playa.

Sam también actuó en varias películas como Los Picapiedra (1994, Brian Levant) o El planeta de los simios (2001, Tim Burton).  Cuando el orangután creció demasiado (¡ahora pesa 109 kg!), lo retiraron a una pequeña jaula donde su adiestrador tenía la intención de utilizarlo para la cría. Sam tuvo un hijo con su compañera Geri, al que se llamó Jam.

En diciembre de 2004, Sam y Geri fueron enviados al Center for Great Apes in Wauchula, un centro sin ánimo de lucro dedicado al rescate y a la atención permanente de los orangutanes. Su hijo Jam llegó al centro cuatro meses después.

Una escena de la película

En el centro, los orangutanes viven dentro de una cúpula enorme que recrea su hábitat natural y sus cuidadores les proporcionan gran variedad de actividades destinadas a enriquecer sus vidas. Sam disfruta mucho de la pintura, se ve que él mismo escoge los colores y cuando termina su obra de arte, se queda admirándola fijamente.

Actualmente, Sam está muy apegado a su compañera de toda la vida, Geri. Pero mientras que Geri se lleva muy bien con su hijo Jam, Sam se comporta de una manera muy agresiva con él, probablemente a causa de los celos. Parece que padre e hijo se disputan a la madre.

Por último, apuntar que Sam tiene una manía de lo más extravagante, como buena estrella de Hollywood. No le gusta que la gente vaya con los pies al descubierto, si ve a alguien dentro de su recinto con chanclas o sandalias se enfada, lo persigue e incluso puede llegar a escupir.

Duro de pelar

¿Qué mejor combinación que Clint Eastwood y un orangután? Ninguna.

Qué el tipo más duro de todo Hollywood se pase una película repartiendo puñetazos a ritmo de country con un clydeorangután a cuestas no tiene precio. Duro de pelar (1978, James Fargo) fue la segunda película con mayor recaudación en Estados Unidos ese mismo año, precedida de Supermán (1978, Richard Donner). Incluso superó a Alien, El octavo pasajero (1979, Ridley Scott)!!! Se ve que los bichitos de Scott no tienen tanto tirón como Clyde, este orangután descarado, cervecero y sinvergüenza.

Philo Beddoe (Clint Eastowood) es un camionero que se saca un sobresueldo peleando. Vive con su madre y con un orangután al que ganó en una de sus peleas. Una noche, en su bar habitual, conoce a una cantante de country de la que se enamora. Al cabo de unos días, la muchacha se va y Philo decide atravesar el país en su busca, acompañado, como no, de Clyde, que será su amigo y confesor. Durante todo el viaje en camioneta, una pandilla de matones nazis muy cafres y un par de policías no más listos, les irán pisando los talones.

Manis, esta orangután (sí, ¡es hembra!) desvergonzada y mimosa, nació en un zoo estadounidense a principios de los 80 como resultado del cruce de dos variedades de orangután. Por aquella época, en los zoos, el cruce de orangutanes se empezaba a regular y un híbrido como Manis no tenía cabida. Así que ella y unos cuantos más encontraron una nueva carrera en el mundo del espectáculo.clyde

Los buenos resultados en taquilla de esta película hicieron que dos años más tarde se estrenase la segunda parte: La gran pelea (1980, Buddy Van Horn), en la que Philo y Clyde siguen haciendo de las suyas. La cinta también resultó ser bastante rentable, fue la sexta en mejor recaudación de ese año.

Pero no todo fueron éxitos, la orangután Manis falleció poco después de rodar la película. Se dice que durante los dos rodajes fue maltratada y golpeada para que fuera un animal más dócil. Un día fue sorprendida robando unos donuts en el plató y a modo de castigo, sus entrenadores la golpearon durante 20 minutos. A causa de la brutal paliza, murió un mes más tarde de una hemorragia cerebral.